Progresamos en materia de derechos civiles, aunque queda un largo camino por recorrer

Por Sheryl Sandberg, Chief Operating Officer

Hoy publicamos el tercer reporte sobre la auditoría en derechos civiles de Facebook, que cierra un análisis independiente sobre nuestras políticas y prácticas. Esta auditoría se extendió por dos años y estuvo a cargo de Laura W. Murphy, destacada experta en libertades y derechos civiles, y Megan Cacace, socia de la firma de abogados de derechos civiles Relman Colfax, PLLC. Este proceso de dos años tuvo un efecto profundo en cómo pensamos nuestro impacto en el mundo. Cuando aceptamos convertirnos en la primera compañía de redes sociales en participar de esta auditoría, incentivados por la comunidad de derechos civiles, nadie imaginaba que el informe final se publicaría en un momento en que la injusticia racial y la brutalidad policial están llevando a que millones de personas en todo el mundo a exigir cambios. Tampoco sabíamos que se publicaría en un momento en que Facebook enfrenta fuertes críticas por parte de la comunidad de derechos civiles sobre el contenido de odio en la plataforma y un boicot por parte de varios anunciantes. Si bien la auditoría se planificó y llevó a cabo antes de los eventos recientes, su publicación no pudo haber llegado en un momento más importante.

Facebook se opone firmemente al odio. Ser una plataforma en la que todos tienen voz es parte de nuestra misión, pero eso no significa que sea aceptable que las personas difundan discurso de odio. No lo es. Tenemos políticas claras contra el odio y trabajamos constantemente para mejorar y acelerar su cumplimiento. Hemos progresado a lo largo de los años, pero este trabajo no ha terminado, y sabemos la gran responsabilidad que tiene Facebook para mejorar la detección y eliminación de contenido de odio.

La auditoría revisó una amplia gama de temas sobre derechos civiles, incluidas nuestras políticas contra el odio. No hay soluciones rápidas a estos problemas, ni debería haberlas. Esta auditoría fue un análisis profundo de cómo podemos fortalecer y promover los derechos civiles en todos los niveles de nuestra empresa. Pero es el comienzo del viaje, no el final. Se ha vuelto cada vez más claro que tenemos un largo camino por recorrer. Y por difícil que haya sido ver nuestras deficiencias expuestas por especialistas, es indudable que se trata de un proceso importante para nuestra empresa. Exhortamos a las empresas de nuestra industria y de otras a hacer lo mismo.

Gracias al liderazgo de Laura y Megan, y al apoyo continuo de los grupos y líderes de derechos civiles, creemos que hoy estamos en un mejor lugar que hace dos años. En el transcurso del proceso de auditoría hemos logrado avances significativos en una serie de áreas clave. Pero los auditores han sido extremadamente sinceros con sus comentarios, invitándonos a mejorar en diferentes áreas. Si bien no realizaremos todos los cambios que solicitan, pondremos en práctica muchas de sus propuestas. Hemos empezado a hacerlo y hoy asumimos nuevos compromisos. Pero primero es importante reconocer las áreas sobre las que los auditores creen que aún tenemos que trabajar. Específicamente, el reporte de auditoría encontró que:

  • Necesitamos mejorar el equipo y los procesos que hemos implementado para supervisar los problemas de derechos civiles. Por ejemplo, incorporando más expertos en derechos civiles a la empresa e integrando mejor las cuestiones de derechos civiles en nuestro trabajo sobre políticas y productos.
  • Debemos avanzar en nuestro trabajo contra la supresión del voto y la incitación al odio. De acuerdo a los auditores, nuestras políticas para moderar este tipo de contenidos han mejorado notablemente, pero su aplicación, especialmente en relación con las recientes declaraciones del presidente Trump sobre el voto por correo, demuestran una lectura muy limitada de nuestras políticas. También, recomendaron que hagamos más para comprender las formas específicas en que el odio está dirigido a ciertas comunidades para poder lidiar con tendencias potenciales, brechas en nuestras políticas o problemas en su aplicación.
  • Algunas de las críticas más severas se refieren a nuestra decisión de no eliminar las publicaciones recientes del presidente Trump. Según los auditores, el énfasis que hemos puesto en la libertad de expresión no está adecuadamente equilibrado respecto al valor crítico de la no discriminación. Los auditores también están totalmente en desacuerdo con nuestra política de no verificar publicaciones de políticos y creen que esta política amplifica la voz de quienes están en posiciones de poder.
  • Finalmente, los auditores creen que debemos crear una cultura más diversa e inclusiva que, a su vez, mejore las decisiones que tomamos sobre productos y políticas.

Aún tenemos un gran camino por recorrer, pero estamos avanzando. En la introducción del reporte, Laura W. Murphy señala que la auditoría ha sido importante y «ha generado algunas mejoras significativas en la plataforma». Estos avances incluyen:

  • Procesos para incorporar a la compañía la muy necesaria experiencia en derechos civiles, empezando con el compromiso de contratar a un líder en derechos civiles para impulsar estos temas internamente y sumar a expertos en el área a los equipos centrales. 
  • Avances en nuestras políticas sobre supresión del voto desde las elecciones de 2016 y 2018. Prohibimos mensajes intimidatorios y que busquen desmotivar el voto, como amenazas de represalias por votar o intentos de interferencia coordinada.
  • Inclusión de un enlace para dirigir a las personas a nuestro Centro de información de Votación en todas las publicaciones referentes al tema, incluidas las de políticos. El objetivo es garantizar que las personas tengan información precisa y en tiempo real sobre los procesos de votación en sus distritos. 
  • Expandimos las protecciones desarrolladas para los momentos de votación y las aplicamos al censo de Estados Unidos de 2020. Así, adoptamos una robusta política que se basó en los aportes de los auditores y en meses de consultoría por parte de la Oficina del Censo de Estados Unidos, grupos de derechos civiles y expertos en el área.
  • Fuimos más allá de las políticas existentes contra el discurso de odio y prohibimos anuncios divisivos e intimidatorios.
  • Tomamos medidas importantes para formar una fuerza laboral más diversa e inclusiva, comprometiéndonos a contratar 30% más personas de color, incluyendo 30% más personas de la comunidad negra en puestos de liderazgo.
  • Anunciamos una inversión de $100 millones de dólares en pequeñas empresas que pertenecen a empresarios negros, en creadores negros y en organizaciones sin fines de lucro que ayudan a las comunidades negras en Estados Unidos, junto al compromiso de invertir al menos $100 millones de dólares en negocios que son propiedad de empresarios negros, con el objetivo de llegar a mil millones de dólares a finales de 2021 con diversos proveedores.

El informe también reconoce que el proceso de auditoría fortaleció nuestras relaciones con los grupos y líderes de derechos civiles. Incluso si estas relaciones aún generan críticas severas, lo que antes era un compromiso puntual e informal se ha vuelto consistente, significativo y más riguroso en el transcurso de dos años.

Quiero agradecer a Laura W. Murphy, Megan Cacace, el equipo de Relman Colfax y a la amplia comunidad de derechos civiles. En circunstancias usualmente difíciles, continuaron ayudándonos a procurar los derechos civiles de todos los que usan Facebook. Puede leer la auditoría completa aquí.



Utilizamos cookies para personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y proporcionar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de Facebook mediante cookies. Consulta más información, incluida información relativa a los controles disponibles en: Política de cookies