Cómo combatimos la desinformación sobre COVID-19 en nuestras apps

Por Nick Clegg, VP de Asuntos Globales y Comunicaciones

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de COVID-19 una emergencia de salud pública, hemos estado trabajando para brindarle a las personas información precisa y oficial sobre la crisis. Asimismo, hemos tomado medidas firmes para evitar que la desinformación y el contenido perjudicial se propaguen. Hoy, compartimos una actualización de nuestros esfuerzos a través de nuestras apps.

Conectar a las personas con información confiable

En Facebook e Instagram: En enero comenzamos a mostrar pop-ups o destacados educativos en el News Feed de Facebook. Estos destacados conectan a las personas con información de la OMS, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos (CDC), y autoridades sanitarias regionales en los países con transmisión comunitaria, y en todos los países en los cuales las personas buscaran información relacionada al COVID-19. Mostramos, además, pop-ups similares en el Feed de Instagram en los países más afectados y cuando cualquier persona busca algún hashtag relacionado con el COVID-19.

La semana pasada lanzamos en varios países el Centro de Información de COVID-19, que se encuentra destacado en el News Feed de Facebook y que incluye actualizaciones en tiempo real de parte de las autoridades sanitarias nacionales y organizaciones mundiales como la OMS. Muy pronto, el Centro de Información del COVID-19 estará disponible globalmente.

Mediante estos esfuerzos en Facebook e Instagram, más de mil millones de personas fueron guiadas a fuentes de autoridades sanitarias, incluyendo a la OMS. Más de 100 millones de esas personas efectivamente ingresaron a los contenidos de esas organizaciones para obtener más información.

También estamos donando a la OMS todos los créditos publicitarios que necesite, y estamos donando créditos publicitarios a otras autoridades sanitarias para que puedan llegar más rápido y a más personas con sus mensajes.

En WhatsApp: Las personas pueden registrarse para recibir el Alerta de Salud de la OMS por WhatsApp, un informe diario con la cantidad de casos del COVID-19. El alerta también incluye consejos para prevenir la propagación de la enfermedad y respuestas a preguntas frecuentes. Estamos también trabajando directamente con los ministerios de salud en el Reino Unido, India, Singapur, Israel y Sudáfrica, como así también con otros países para brindar actualizaciones sanitarias similares específicas para dichos países. En la última semana, más de 100 millones de mensajes han sido enviados por parte de esas organizaciones a usuarios de WhatsApp. Además, hemos donado $1 millón de dólares a la Red Internacional de Verificación de Datos para expandir la presencia de las organizaciones de verificación de datos en WhatsApp. De esta manera, las personas pueden chequear los rumores que encuentran directamente. Más información en whatsapp.com/coronavirus

En Messenger: Estamos contactando a las organizaciones gubernamentales de salud y a las agencias de salud de la ONU con nuestros socios desarrolladores. Ellos pueden ayudarlos a utilizar Messenger de una manera más eficiente para compartir a tiempo información con las personas y poder así acelerar en las respuestas a las preguntas frecuentemente formuladas. Agencias como UNICEF, el Ministerio de Salud de Argentina y los Servicios de Salud Nacionales de Pakistán ya están utilizando Messenger para asegurarse de que las personas tengan acceso a la última información disponible acerca del COVID-19.

Limitar la propagación de los engaños y la desinformación acerca del COVID-19

En Facebook e Instagram: Eliminamos la desinformación sobre el COVID-19 que puede causar daño a las personas por fuera de la vida onlinee. Removemos este tipo de desinformación desde el 2018; ejemplo de ello es la remoción de información falsa sobre el sarampión en Samoa, en donde pudo haber llegado a generar un brote. Lo mismo hicimos en Pakistán con la desinformación sobre la vacuna contra la Poliomielitis, en donde estaba en riesgo la salud de los trabajadores sanitarios. Desde enero, hemos estado aplicando esta política para la desinformación sobre el COVID-19, y quitamos los posteos falsos sobre curas, tratamientos, disponibilidad de servicios esenciales o sobre la ubicación geográfica y gravedad del brote. Con regularidad, actualizamos el tipo de contenido que quitamos basándonos en las guías de la OMS y otras autoridades sanitarias. Por ejemplo, hemos comenzado a quitar publicaciones que aseguran que el distanciamiento físico no ayuda a prevenir el contagio del nuevo coronavirus. También prohibimos publicidades y listados comerciales que implican que cierto producto garantiza la cura o previene a las personas de un potencial contagio de COVID-19. 

Para afirmaciones que no resultan en daños físicos directos, como las teorías conspirativas sobre el origen del virus, continuamos trabajando con nuestra red de más de 55 socios de verificación de datos para desacreditar estos rumores en más de 45 idiomas. Además, nos asociamos con la Red Independiente de Verificación de Datos lanzando un programa de subsidios de $ 1 millón de dólares para aumentar la capacidad de trabajo de la comunidad global de verificadores de datos durante este tiempo.

Una vez que un verificador de datos califica una publicación como falsa, reducimos su distribución para que menos personas la vean, y mostramos claras etiquetas de advertencia y notificaciones a las personas que aún encuentran, intentan o ya han compartido el contenido. Esta estrategia también ayuda a dar más contexto cuando esta desinformación aparece en otro lugar en Internet, o circula por SMS o en conversaciones con amigos y familiares. En Instagram eliminamos las cuentas sobre COVID-19 de las recomendaciones de cuentas a seguir y estamos trabajando para eliminar parte del contenido relacionado con COVID-19 de la pestaña Explore, a menos que ese contenido sea publicado por una organización de salud confiable.

En WhatsApp y Messenger: hemos creado etiquetas claras que muestran a las personas cuando han recibido un mensaje reenviado o cadena, para que sepan cuándo reciben algo que no fue escrito por sus contactos inmediatos. También establecimos un límite en la cantidad de veces que se pueden reenviar mensajes en WhatsApp para reducir la viralización de mensajes, y utilizamos machine-learning avanzado para identificar y bloquear cuentas que realizan envíos masivos. Del mismo modo, pronto comenzaremos a probar límites más estrictos en Messenger para controlar la cantidad de chats a los que alguien puede reenviar un mensaje.

Esta es una situación en evolución constante. A medida que los profesionales de la salud a nivel global emitan nuevas orientaciones y advertencias sobre COVID-19, continuaremos trabajando con ellos para garantizar que las personas tengan acceso a información precisa y oficial en todas nuestras aplicaciones.



Utilizamos cookies para personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y proporcionar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de Facebook mediante cookies. Consulta más información, incluida información relativa a los controles disponibles en: Política de cookies