Por Henry Silverman, Especialista en Operaciones

A lo largo de los últimos dos años, hemos ampliado nuestros esfuerzos para combatir las noticias falsas: estamos mejorando en hacer cumplir las normas en contra de las cuentas falsas y el comportamiento falso coordinado; estamos haciendo uso de la tecnología y las personas para combatir el aumento de fotos y videos basados en la desinformación; hemos implementado nuevas medidas para ayudar a las personas a detectar noticias falsas y tener más contexto sobre las historias que ven en el News Feed; y hemos crecido nuestro programa de verificadores de información externos para incluir a 47 socios certificados, quienes revisan contenido en 24 idiomas. En general, estamos avanzando: varios estudios de investigación sugieren que estos esfuerzos están funcionando y que la información errónea en Facebook se ha reducido desde las elecciones presidenciales de los EE.UU. en 2016.

Sin embargo, la desinformación es un problema complejo y evolutivo, y aún tenemos mucho trabajo por hacer. Con más de mil millones de publicaciones en Facebook cada día, necesitamos encontrar otras maneras de expandir nuestra capacidad. El trabajo que nuestros socios verificadores externos realizan es una pieza importante de nuestra estrategia. Pero hay desafíos a mayor escala involucrados en esta tarea: simplemente no hay suficientes verificadores de datos en el mundo, y como en todo buen periodismo, la revisión de contenidos – especialmente cuando involucra investigación de peticiones más complejas – toma tiempo. Queremos ser capaces de combatir las noticias falsas de forma más rápida.

Así que hoy, estamos dando inicio a un nuevo proceso de colaboración con expertos externos que nos ayudarán a generar soluciones para combatir las noticias falsas a mayor escala. El objetivo de este proceso es obtener otros enfoques desde el exterior, que sean consistentes y que tengan el potencial de ayudarnos a detectar y reducir la distribución de este contenido en mayor cantidad y  de manera más eficiente.

Sabemos que no será fácil. Cualquier cosa que hagamos, necesitamos encontrar las soluciones que avalen los reportes originales, promuevan información confiable y permitan que las personas se expresen libremente. Así que la pregunta es, ¿cómo haremos para crear un modelo en el que estemos sirviendo a las personas, dándoles la oportunidad de ver el contenido que desean, y al mismo tiempo reducir la información falsa, todo sin que nosotros, en Facebook, decidamos qué es verdad? ¿Cómo aseguramos un sistema complementario a nuestros programas existentes de verificación de datos, para que los periodistas profesionales puedan dedicar su tiempo a elaborar informes originales sobre los casos más difíciles? ¿Cómo podemos construir un sistema tal que no pueda ser violado o manipulado por grupos coordinados de personas? ¿Cómo podemos evitar los prejuicios personales en estos sistemas? ¿Y qué garantías adicionales necesitamos para asegurarnos de que continuamos preservando la capacidad de las personas para expresarse y proteger las voces de las minorías?

Estos son algunos de los temas que estaremos explorando en los siguientes meses.

Un proceso colaborativo

A medida que trabajamos para ampliar nuestros esfuerzos en contra de la desinformación que hemos venido realizando durante los últimos dos años, también hemos estado haciendo una extensa investigación y hablando con expertos externos para identificar diferentes enfoques que podrían reforzar nuestras defensas. Una idea prometedora que hemos estado explorando desde 2017 involucraría confiar en grupos de personas que usan Facebook para apuntar a fuentes periodísticas que puedan corroborar o contradecir las afirmaciones hechas en contenido potencialmente falso, como se explica en este video.

https://www.facebook.com/facebook/videos/1060384460813539/?t=0

El Director de investigación para News Feed en Facebook, Apala Sabde, y el profesor Paul Resnick de la Universidad de Michigan, consultor para el equipo de Facebook y uno de los muchos expertos con los que trabajamos en este tema, hablan sobre los inicios de este nuevo acercamiento a este proceso colaborativo para la verificación de información.  

En los próximos meses, continuaremos explorando esta idea, consultando a una amplia gama de académicos, expertos en verificación de datos, periodistas, encuestadores y organizaciones de la sociedad civil para comprender los beneficios y riesgos de Ideas como ésta. Vamos a compartir con los expertos los detalles de la metodología en la que hemos estado pensando, para ayudar a estos expertos a tener una idea de dónde están los desafíos y oportunidades, y cómo nos ayudarán a llegar a un nuevo enfoque. También, compartiremos las actualizaciones de estas conversaciones a lo largo del proceso, y encontraremos formas de solicitar mayor retroalimentación de personas en todo el mundo que no puedan estar en el grupo central de expertos que asisten a estas mesas redondas.

Llevar la lucha contra la desinformación al siguiente nivel es una tarea importante para nosotros. Mes tras mes hay elecciones en todo el mundo, lo que aumenta la importancia de disminuir las noticias falsas de forma permanente. Planeamos avanzar rápidamente con este trabajo, compartiendo algunos de los datos e ideas que hemos recopilado hasta el momento con los expertos que consultamos para que podamos comenzar a probar nuevos enfoques lo antes posible.